Atrás / Return  Volver

 

Saltos entre estrellas

 

 

El modo de realizar observaciones tradicional se ha basado en el conocimiento del cielo por por parte del aficionado. Partiendo de la base de que nos apasiona el firmamento, el conocimiento del mismo se hace indispensable, sirviendo como punto de partida para ser capaces de encontrar cualquier astro.

La moderna tecnología de los actuales telescopios permite disponer de una ayuda inestimable a la hora de localizar cualquier objeto, Pero cuidado, NOS PRIVA  de la satisfacción de moverse de forma segura por la bóveda estrellada.

Esto es como viajar. Tradicionalmente se hizo con la ayuda de mapas de carreteras o planos de ciudades. Con estas estos elementos se tenía consciencia de los trayectos. Con la aparición del GPS y los navegadores. Resulta cómodo dejarse guiar pero, si algo va mal, estamos menos capacitados y tenemos menos recursos para llegar a nuestro destino.

Los sistemas GOTO que equipan los telescopios modernos facilitan la tarea de búsqueda, pero atrofian la capacidad de maniobra del aficionado. Cuantas veces he visto abandonar una observación porque falla una fuente de alimentación y el observador no sabe buscar prácticamente nada por sí mismo. Sucede muy a menudo que, tras un bonito instrumento hay una persona que apenas sabe identificar unos pocos astros en el cielo, los justos para poder orientar la montura. Del resto se ocupa la electrónica, y esperemos que no falle.

Estar atentos, porque llega el momento en que un asteroide o un cometa no aparece en la base de datos del telescopio y hay que tirar de las cartas celestes. Entonces es cuando el star hopping de los anglosajones, saltar entre estrellas para nosotros, te puede llevar a donde quieres ir.

 

PRIMEROS PASOS

Lo primero, es hacerse con unos prismáticos. No es necesario hacer una gran inversión. Con unos de 7x50 o de 10x50 es suficiente. Son un instrumento ligero, abarca un amplio campo de visión y  ofrecen una visión recta (no invertida). Aunque dispongamos de un telescopio, los prismáticos siempre deberán estar en nuestro equipo de observación, y llevarlos allá donde vayamos.

También necesitaremos un juego de cartas celestes, en principio uno sencillo. En el apartado ENLACES de esta web encontrarás dos interesantes: el TriAtlas, con tres formatos, de los cuales te recomiendo utilizar la versión A, la más sencilla; por otra parte también dispones del enlace al Taki's 8.5 Magnitude Star Atlas. Tampoco estaría de más disponer de un sencillo planisferio si no se conoce suficientemente la bóveda celeste.

Para tener una noción de las distancias entre dos astros en la el cielo, no nos costará nada imaginar que tiene la forma de una bóveda sobre nuestra cabeza.  Cualquier astro que se encuentra en el horizonte está a una altura de 0°, valor que puede aumentar hasta los 90° cuando se encuentra sobre nuestra vertical, en el punto más alto de cielo. La Luna nos puede servir de referencia, ya que su diámetro en el cielo es de medio grado.

Veamos otras objetos celestes que nos pueden dar buenas referencias:

Con un poco de práctica también podemos medir con cierta aproximación las separaciones entre dos astro utilizando nuestras manos:

TRUCOS PARA MOVERSE

Utilizo el método de saltar de estrella en estrella desde la década de 1970. Para comenzar con buen pie es preciso proveerse de algunas herramientas y aprender algunos trucos que facilitarán la tarea.

Además de medir distancias angulares entre dos puntos del cielo con lo explicado hasta ahora, podemos utilizar nuestro propio instrumento de observación. En la figura siguiente se ilustra el caso de, por ejemplo, unos prismáticos de 7x50, muy comunes.

Podemos observar que, en la inscripción, indica que su campo es de 6,8°. Eso significa que la imagen circular que nos muestra, lo que se llama campo visual, mide 6,8°. Puesto que la separación entre Merak Y Dubhe, las dos estrellas del carro de la Osa Mayor es de 5°, ambas caben a la vez dentro del campo visual de estos prismáticos. Y desplazándose un total de 4 campos en la dirección que indica la imagen, llegaremos a la estrella Polar (Alfa de la Osa Menor).

Para moverse, siempre ayudado de un mapa estelar, utilizo líneas imaginarias que unen distintas estrellas. Uno de los trucos más frecuentes es prolongar dichas líneas para poder llegar a otras estrellas, como en el ejemplo de la figura que sigue.

Con dichas líneas, yo me suelo apoyar mucho en la determinación de diferentes polígonos (triángulos, cuadriláteros, etc),  que puieden ayudar a avanzar en un campo estelar, o bien ayudan a comprobar que estamos apuntando al lugar correcto. Un ejemplo con triángulos y paralelogramos puede verse a continuación.

En algunas ocasiones encontramos una disposición de estrellas que nos ayudan como, por ejemplo, una alineación llamativa de varias de ellas. Otras veces son estrellas dobles o estrellas de una coloración particular las que nos ayudan a desplazarnos por un campo estelar o a comprobar nuestra posición. En la imagen que sigue, se aprecia un buen ejemplo. Partiendo  de la constelación de Sagitta (La Flecha), nos desplazamos mediante las líneas naranja y encontramos un  grupo de estrellas en forma de letra "M" -en amarillo- que recuerdan a la constelación de Cassiopeia. Además añadamos, para comprobar que estamos en el lugar correcto, que dos de las estrellas de esta "M" son dobles, la que ocupan los vértices 2 y 4. Pues bien, junto a la que ocupa el tercer vértice (la estrella central de esta letra) está la nebulosa M27 (Dumbbell).

Y ya sólo falta poner en funcionamiento esté método. Aquí la práctica lo es todo. Cuando se utiliza este método, se aprende a manejar cartas celestes, se va conociendo el cielo y se adquieren la agilidad y la seguridad necesaria en uno mismo, como para enfrentarse a cualquier búsqueda.

CARTAS DE LOCALIZACIÓN PARA IR PRACTICANDO

A continuación te presento varias propuestas para practicar el método del salto entre estrellas. Encontrarás la imagen explicativa del recorrido y la carta para utilizar cuando vayas a hacerlo tú.

 

CL-01 - De la Osa Mayor a las constelaciones vecinas

CL-02 - De la Osa Mayor al triángulo de verano. De Pagaso a Géminis

CL-03 - Nebulosa M27 (Dumbbell) y asterismo Collinder 399 (La Percha) en Vukpecula 

CL-04 - Galaxias M51, M81, M82 y M101 en la Osa Mayor

CL-05 - Galaxias M31, M32 y M110 en Andrómeda y M33 en el Triángulo

CL-06 - La espada de Orión,, El Cangrejo, Las Pléyades, Las Híades y en cúmulo M35

CL-08 - Cúmulo globular M3 en Canes Venatici

CL-09 - Las Joyas del Escorpión

CL-10 - Mirando hacia el núcleo galáctico (I). Sagitario y la Serpiente

CL-11 - Cúmulos de Perseo y Cascada de Kemble