Atrás / Return  Volver

 

superluna, azul, rosa, de sangre, gibosa...  ¿Cuántas lunas hay?

 

 

Llevo décadas en esto de la Astronomía y observo un fenómeno curioso. Cuando era niño, me enseñaron que la Luna tiene fases, cada una de las cuales recibe un nombre determinado: nueva, creciente, llena y menguante. Cuando empecé a leer un poco más sobre el tema, aparecían dos nombres más, la Luna Gibosa y la Luna Roja (o Luna de Sangre). Y nada más. Durante décadas no escuché hablar de ningún nombre más. En nuestra cultura no  se empleaban más nombres. 

Desde principios del siglo XXI comenzó a extenderse el término superluna y, desde hace pocos años, se van popularizando otras denominaciones, como la Luna Azul, Luna Rosa, etc.

Las lunas "de toda la vida"

Veamos primero las lunas que se han venido utilizando tradicionalmente en nuestra cultura.

En primer lugar, tenemos las que corresponden las cuatro fases que he comentado más arriba. En esta misma sección de didáctica puedes leer  la entrada titulada "Los diferentes aspectos de la Luna", en la que se explica cada una, como diferenciarlas, así como otros movimientos de nuestro satélite.

IZQUIERDA: Luna gibosa creciente (Greg Roberts)

DERECHA: Luna gibosa menguante (Obs. Guajataca)

Además de esas cuatro tenemos  la Luna gibosa, que se denomina así cuando vemos iluminada el 75% de su disco. Si creciente y menguante aparece iluminado el 50%, y llena en 100%, la Luna gibosa es un momento intermedio, entres tres y cuatro días antes y después de la Luna llena.

Cuando la Luna está cerca del horizonte se enrojece debido a la dispersión de la luz en la atmósfera.

¿Qué es la Luna de sangre?: La Luna gira alrededor de la Tierra y ésta gira alrededor del Sol. En algunas ocasiones, se produce un alineamiento Sol-Tierra-Luna. En ese momento, la Luna entra en la sombra de la Tierra y se produce un ECLIPSE DE LUNA.

Durante un eclipse de Luna, nuestro satélite atraviesa la sombra de la Tierra. La luz solar que incide de forma tangencial en la Tierra sufre un fenómeno de difracción y se desvía hacia la Luna. Esta luz es de tonos rojizos debido a la dispersión por la atmósfera y, al incidir en la Luna, enrojece su superficie. Es entonces cuando se habla de Luna roja o de sangre.

La superluna

¿Qué es la superluna?. Cuando me preguntan sobre ello, pongo el siguiente ejemplo:

"Si tu ayuntamiento tiene un reloj en la fachada, o el campanario de la iglesia, ponte donde lo veas bien, como a unos 50 metros. Fíjate en el tamaño del reloj. Ahora cierra los ojos y acércate unos 7 metros. Vuelve a mirar el reloj. ¿A que ahora es supergrande?. Me imagino tu cara y tu respuesta. Pues ahora estás viendo un super-reloj".

Algo así viene a ser la superluna. La órbita de la Luna no es perfectamente circular, es una elipse y ello implica que hay un momento en que está más cerca de nosotros y otro en que está más lejos. Normalmente se dice que está a una distancia media de 384.400 km., pero ese valor oscila entre 363.300 y 405.500 km.

El término superluna no procede de la Astronomía, sino que fue acuñado en 1979 por el astrólogo Richard Nolle, quien dio la siguiente definición:

"Una superluna es una Luna Nueva o Luna Llena que coincide con el punto más cercano a la Tierra o a menos de un 10% de él en su órbita”,

Por cierto, que la Astronomía ya tenía un apalabra para definir el punto más cercano a la Tierra, el perigeo, así como para el más lejano, el apogeo.

El  problema  es que los medios de comunicación tratan el tema como si se tratase de un fenómeno más espectacular de lo que es. De hecho, como las lunas llenas habitualmente no coinciden con el punto más cercano, una superluna puede suponer que veamos el disco de la Luna un 5% mayor de lo normal.

El problema es que los hablan habitualmente de un 14%, pero eso se refiere al tamaño de una superluna comparado con la microluna (que sería el caso opuesto). Además, sobre todo en redes sociales, se adorna con lunas teñidas artificialmente de azul, de rosa, etc., que inducen a la gente a pensar que la verán de esa manera.

Desde aquí sugiero la lectura del artículo "La superluna de noviembre", de Ángel R. López Sánchez, que trata el tema de las superlunas en profundidad, sencillez y rigor.

Lunas de colores y otras

Se habla de Luna Azul, Negra, Rosa, se ve que es como la bola de espejos de una discoteca, que cambia de colores. Me reprimo un poco.

¿Qué es la Luna Azul?. Se llama así a la segunda Luna Llena dentro de un mismo mes. Igual la podrían haber llamado Luna re-llena (dos veces llena)

¿Y la Luna Negra?. Es la segunda Luna Nueva dentro de un mismo mes. ¿Por qué no re-nueva?

El colmo para mí fue el 31 de enero de 2018, cuando coincidió un eclipse de luna en la segunda Luna llena del mes (había sido llena también el 2 de enero). Los medios de comunicación hablaron de la Luna de Sangre Azul. Y yo pregunto ¿será una luna de alguna casa real?.

Hay más colores y más nombres, refranes y dichos, tantos como culturas. Pensemos  en que, antes de que se instaurase el calendario, las antiguas civilizaciones se regían por el calendario lunar para su vida cotidiana. Ello es lógico. Lo que no tiene sentido es que, por querer contar algo, se adopte como propio algo de otra cultura, como sucede con las lunas descritas por las tribus nativas de Norteamérica. Ellas daban un nombre a la Luna de cada mes.

Luna del Lobo (enero). La primera del año. Se le conoce así debido a que las manadas de lobos aúllan con más fuerza en la noche debido a la falta de comida por la crudeza del invierno.

Luna de Nieve (febrero). Su nombre hace honor a las nevadas que caen en este mes. También se le conoció como Luna de Hambre, pues las condiciones climatológicas hacían que la cacería fuera difícil.

Luna de Lombrices (marzo). A medida que la temperatura incrementaba y el hielo comenzaba a desaparecer, aparecen los brotes de lombrices que anuncian el regreso de los petirrojos.

Luna Rosa (abril). El nombre proviene de la hierba rosa moss (flor silvestre de primavera y verano). Era de esperarse que los nativos llamaran a la Luna.

Luna de Flor (mayo). Ya con un clima menos hostil, en la mayoría de las áreas, las flores son abundantes en todas partes durante dicho tiempo.

Luna de Fresa (junio). Universal para todas las tribus, este nombre se le dio porque es una temporada corta para la cosecha de este fruto.

Luna de Trueno (julio). Las tormentas eléctricas son más frecuentes en este mes, aunque también se le conoció como Luna del Cuerno, porque en Julio las nuevas astas de los ciervos cierran sus frentes en revestimientos de piel aterciopelada.

Luna de Esturión (agosto). Este nombre se lo otorgaron los pescadores debido que este tipo de pez de los grandes lagos eran capturados con mayor facilidad.

Luna de Cosecha (septiembre). Se le llamó así por que marcó el momento cuando el maíz debía ser cosechado. En dos de cada tres años esta Luna cae en septiembre; sin embargo, en otros años cae en octubre.

Luna del Cazador (octubre). Fue nombrada así porque los ciervos engordan y era tiempo de almacenar carne para el largo invierno. Los animales eran fáciles de ver, éstos salían a alimentarse con los granos caídos tras la cosecha.

Luna del Castor (noviembre). Mes en que se cazaba este animalito para suministrar las pieles que cubrirían a los nativos del crudo invierno.

Luna Fría (diciembre). Ya con el invierno declarado, las temperaturas bajan considerablemente, además de que las noches son más largas y oscuras.