Atrás / Return  Volver

 

¿De quién fue la genial idea?

 

 

La realidad una vez más supera a la ficción. La imagen superior, tomada el 30 de agosto de 2008, mostraba las instalaciones del OAUV y del CAAT, recreando la ubicación de los aerogeneradores más próximos (que  hay más).

Ahora ya no hay que imaginarlo. La instalación de los aerogeneradores es real, como muestran las imágenes que siguen, captadas el 21 de agosto de 2009.  

Centro Astronómico del Alto Turia

Nuestro gobierno autonómico, líder en derroche energético en forma de luz y agua, se viste de "ecologista" y está decidido a que en cientos de localidades de nuestra región el paisaje se llene de parques eólicos. Su eficacia está en discusión, pero no lo está la idoneidad de los emplazamientos escogidos, al menos en este caso. La imagen superior ha sido tomada en agosto de 2008 y muestra las instalaciones del Observatorio Astronómico de la Universidad de Valencia (OAUV). Se ha recreado el aspecto que tendrá al finalizar las obras que sembrarán de aerogeneradores toda la Muela de Santa Catalina, donde se encuentra, además de este observatorio, el Centro Astronómico del Alto Turia (CAAT). Ambos constituyen los dos mejores centros de que dispone nuestra comunidad en cuanto a instrumentación y condiciones atmosféricas.

Que ambos observatorios estén en este lugar no es casualidad, sino que se debe a que esta es la mejor zona en cuanto a altitud y baja contaminación lumínica de la provincia de Valencia. Entre ambos centros reúnen un telescopio de 60 cm, uno de 42 cm y dos de 40 cm, además de otros instrumentos menores. Las instituciones que los gestionan tardaron décadas en lograr unas instalaciones de este tipo. Pero ahora las autoridades parecen no ver más allá de la punta de sus narices y se empeñan en malograr todo esto en pos de un ecologismo desmedido.

La distribución de los aerogeneradores más próximos a los observatorios es la siguiente:

 

Para los no iniciados en Astronomía, es importante que sepan que estas instalaciones necesitan a la vez oscuridad y estsabilidad atmosférica. Con esas premisas, se entiende que cada aerogenerador, con una altura de 110 metros (el equivalente a un edificio de 30 alturas) obstruye la observación de ciertas zonas del cielo, pero es que, además, renueve el aire, por lo que crea corrientes que impiden la necesaria estabilidad atmosférica que requieren los telescopios.

 

   

Centro Astronómico del Alto Turia (izquierda) y Observatorio Astronómico de la Universidad de Valencia (derecha)

 Para saber más sobre el tema, recomiendo la consulta de los siguientes enlaces: